Join the conversation. Follow OUP Religion for the latest religion news and insights.

Main Article Content

Luis Sandoval Garrido Margarita Marín Jaramillo

Abstract

In an evaluation of the police sectoral communication network in Bogotá, Colombia, we show that the police response to criminal activity is enhanced with better nodal communication in the sectoral network. Restricted and unrestricted networks are considered to reduce crime and improve policing coverage in adjacent areas. We find that nodal communication reduces the most frequent crimes and raises the efficiency of police units. The results indicate that crime is reduced for localities adjacent to each other with lower unemployment, a higher level of education, and with more communication in the sectoral network.

Downloads

Download data is not yet available.

Abstract

In an evaluation of the police sectoral communication network in Bogotá, Colombia, we show that the police response to criminal activity is enhanced with better nodal communication in the sectoral network. Restricted and unrestricted networks are considered to reduce crime and improve policing coverage in adjacent areas. We find that nodal communication reduces the most frequent crimes and raises the efficiency of police units. The results indicate that crime is reduced for localities adjacent to each other with lower unemployment, a higher level of education, and with more communication in the sectoral network.

1. Introducción

El Plan Nacional de Vigilancia Comunitaria por Cuadrantes (PNVCC) es una política de seguridad ciudadana basada en optimizar el servicio de las diferentes unidades de policía, a partir del establecimiento de unidades territoriales llamadas cuadrantes con el fin de enlazar la ocurrencia de los delitos con los policías (PONAL 2010). Este programa se enmarca en las teorías de organización policíacas, nacidas en Estados Unidos alrededor de 1980 que buscaban mejorar las estrategias de combate del crimen sin incrementar el pie de fuerza (Por ejemplo: Weisburd y Eck 2004, Bowers y Hirsch 1987, Kelling, Pate, Ferrara, Utne y Brown 1981) mediante los enfoques preventivos (Ruiz y Romero 2006) en contraposición de los de tolerancia cero (Ruiz 2004).

El programa fue creado bajo la lógica de un funcionamiento en red, de manera que existiera una comunicación permanente entre cuadrantes para facilitar la coordinacion del pie de fuerza policial, en operaciones que requieren amplio uso de personal, como: acciones terroristas, desastres naturales, requisas a establecimientos, plan candado, ausencia temporal de personal, entre otros (PONAL 2010). Los análisis realizados hasta el momento sobre el PNVCC se han concentrado en la evaluación de impacto para estimar la efectividad del programa en la reducción de la delincuencia (para la Paz 2012) o en estudios de carácter cualitativo, en los que se analiza la percepción del ciudadano hacia el programa y la policía en general (Muñoz y Janneth 2013, Guevara-Ali 2015, Roman y Cárdenas 2015)

Sin embargo, hasta el momento ningún estudio ha analizado la importancia de la red de comunicación entre los cuadrantes en los resultados obtenidos por el PNVCC. Por lo anterior, en este trabajo se estudia la efectividad en la comunicación de la red de cuadrantes en la reducción del hurto a personas por localidad. Para tal fin, se realizaron encuestas directas a policías de diferentes posiciones jerárquicas al interior de los cuadrantes y localidades de Bogota, para conocer la percepción que tiene la policía sobre el comportamiento de la delincuencia en cada una de las localidades y descubrir aspectos relacionados con la configuración espacial de las redes de cuadrantes.

A partir de estas encuestas se construye la red de comunicación de la policía por cuadrantes de la ciudad (partiendo de ejemplos de construcción de redes mediante encuestas, se encuentran Sarnecki 1990, Haynie 2001) y con esto se aplica teoría de redes junto con modelos de regresión para conocer la incidencia de esta estructura en los resultados de criminalidad. De esta manera, el trabajo se divide en 5 secciones incluida esta introducción.

En la siguiente sección (2) se describe el programa de policía por cuadrantes en Bogotá y la literatura relacionada con los programas de seguridad implementados en otros lugares, luego se presenta el modelo teórico (3) que sirve para aproximar la metodología propuesta junto con la estimación realizada que lleva a los resultados (4) y conclusiones (5) que se obtienen al término del documento.

2. Programa de policías por cuadrantes

El programa de policías por cuadrantes, inicialmente se implementó en las ciudades más representativas y con más problemáticas en seguridad ciudadana (Garcia, Mejia y Ortega 2013), dividiendo las ciudades en pequeñas unidades geográficas definidas como cuadrantes. Los cuales son asociados por personal de la policía nacional compuesto por oficiales y suboficiales asignados a cada cuadrante, el cual realiza cubrimiento por turnos del perímetro para garantizar que las localidades en cada ciudad tengan seguridad permanente. Esto, identifica los delitos más representativos por cuadrantes para elaborar estrategias e intervenciones de la policía en lugares críticos en materia de seguridad ciudadana.

El programa, ha servido para diagnosticar, intervenir y monitorear la seguridad urbana (Guevara-Ali 2015). También ha permitido acercar a la policía con la ciudadania por medio de la reacción que tienen en la atención al cuadrante con el patrullaje periódico para garantizar mayor cobertura en las localidades y servir como herramienta analítica para generar indicadores, identificar delitos frecuentes, diseñar protocolos de seguridad y fijar metas de intervencion por localidad para reducir la criminalidad.

Los resultados del programa, ha requerido aumentar infraestructura tecnologica, aumentar pie de fuerza en ciudades de mayor problematica delincuencial, crear secretarias de seguridad para acompañar a la policía en la intervención de localidades, mejorar el papel de legalización de capturas por parte de las comisarias, codificación de áreas y subáreas al interior de los cuadrantes, realización de planes de cubrimiento semanal, descentralizacion de la seguridad al asignar cuadrantes a las localidades y vincularlas con diferentes estaciones de policía (PONAL 2010). Permitiendo que la seguridad ciudadana sea un objetivo central de los alcaldes menores que terminan siendo problema de toda la alcaldía mayor de las ciudades.

A partir de lo anterior, el Centro de Estudios sobre Desarrollo Economico (CEDE) publicó un documento sobre la violencia y las estructuras criminales en Bogotá (Llorente, Escobedo, Echandía y Rubio 2001), en el cual se caracterizó la concentración de homicidios en la ciudad. Así, con datos de homicidios entre 1997 y 1999, reportados por Medicina Legal, se descubrió que la mayoría de denuncias se concentraban en las localidades de Suba, Kennedy, Santa Fe, Martires, Candelaria, Rafael Uribe, Bosa, Ciudad Bolívar y en una menor medida en las localidades de Teusaquillo, Usaquén, Chapinero. Estos hallazgos se refuerzan con los reportados por Formisano (2012) quien encuentra una alta concentración del crimen en las localidades de Santa Fe, Martires, Candelaria, Bosa, Kennedy y Ciudad Bolívar.

Esto puede ser explicado por los hallazgos del Centro de Estudio y Análisis en Convivencia y Seguridad Ciudadana (CEACSC) y la Universidad Nacional de Colombia, quienes identificaron y caracterizaron 31 puntos críticos en seguridad de la ciudad y concluyeron que la criminalidad en Bogotá se concentraba en las siguientes cuatro tipologías de zonas (Concejo 2013):

Esta diversidad en las tipologías de las zonas críticas de la ciudad, hace pensar que la concentración del crímen no tiene una relacion muy estrecha con la pobreza y responde más a la tesis de Sarmiento, Gomez (1999) quien afirma que para el caso Colombiano es la desigualdad y no la pobreza la que provoca incrementos en la criminalidad. Sin embargo, es contrario a la conclusión de Echandia (1999), quien encuentra que existe una relación positiva entre la riqueza y la criminalidad.

El problema de criminalidad en Bogotá, también puede enmarcarse en las teorías desarrolladas por Becker (2013) quien sostiene que un mejor desempeño de la fuerza pública y el sistema judicial son factores que disminuyen la criminalidad, pues incrementan los costos asociados a las actividades delictivas. Esto, se apoya con el estudio de Rubio (1999) que muestra que los 124 municipios más violentos de Colombia, tienen indicadores de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) favorables, pero indicadores de desempeño y calidad de la justicia desfavorables.

Sabiendo que la dinámica del crimen en Bogotá, no puede ser enmarcada en una única tipología sino que, por el contrario debe ser enfrentada desde múltiples frentes de acción y con múltiples políticas sociales, económicas y de seguridad, la Policía Nacional junto con el Gobierno Nacional y Distrital plantearon el PNVCC como una estrategia para mejorar la respuesta de la fuerza pública ante las situaciones de criminalidad, al plantearse como objetivo la optimización del servicio de vigilancia de las estaciones de policía (PONAL 2010).

Para esto, la principal herramienta utilizada es la repartición de unidades territoriales pequeñas conocidas como cuadrantes, cuya protección es asignada a seis policías que, actuando en duplas, patrullan y controlan las acciones delictivas en su cuadrante (PONAL 2011) y son dirigidos desde un Comando de Acción Inmediata (CAI). El PNVCC fue ideado para el funcionamiento en red de las diferentes unidades de policía, principalmente cuando se presentan acciones terroristas, desastres naturales, requisas a establecimientos, entre otros (PONAL 2010), de manera que existiera una comunicación permanente entre cada uno de los cuadrantes y de los cuadrantes con la ciudadanía, con el fin de atender de manera integral los problemas generados por la criminalidad.

Sin embargo, esta forma de organización de la policía urbana no es nueva, se enmarca dentro de las teorías de organización policíaca que nacieron en Estados Unidos alrededor de 1980 y que buscaban mejorar las estrategias de combate del crimen, sin incrementar el pie de fuerza (Weisburd y Eck 2004). Ellas se plantearon como contraposición de las políticas de tolerancia cero, donde se necesita un gran número de policías (Ruiz 2004) así como un sistema judicial descongestionado, lo que lo hace poco aplicable al caso Bogotano.

Algunos ejemplos de aplicación de la primera estrategia se pueden observar en Boston (Bowers y Hirsch 1987) y Newark (Kelling et al. 1981) en los años ochenta, en 2005 en Rajasthan (Banerjee, Chattopadhyay, Duflo, Keniston y Singh 2012) y en 2013 en Colombia (Garcia et al. 2013).

En todos los casos se observa un impacto positivo que permitió la reducción de los indicadores de criminalidad. Los trabajos de Wycoff y Skogan (1993), Rosenbaum (1988), Pate, Annan, Foundation y of America (1989) y Skogan y Hartnett (1997), en los que se recurrió a la metodología de diseños cuasi experimentales, se encontró que ciertas medidas adoptadas individualmente, tales como reuniones con la comunidad y visitas comunitarias no logran reducir el crimen, pero mejoran la percepción de la comunidad en el servicio policial. Sin embargo, en estudios de carácter cualitativo, en diferentes ciudades del país Muñoz y Janneth (2013), Guevara-Ali (2015) y Roman y Cárdenas (2015) se observa que la política de PNVCC no ha ayudado a mejorar la percepción de seguridad y la confianza en la policía.

Lo anterior muestra que esta política ha tenido resultados mixtos. Por un lado, en algunos países ha ayudado a disminuir los índices de criminalidad, pero en otros no ha sido muy efectiva. Al mismo tiempo, en algunas comunidades mejora la percepción de seguridad y la confianza en la policía, pero en otras partes no se ha visto reflejado un impacto positivo en el imaginario de las personas, quienes siguen teniendo una gran reticencia hacia los miembros de esta institución. Lo anterior lleva a concluir que este tipo de políticas no pueden ser aplicadas como una regla general, sino que dependen del contexto social, económico e institucional en el que se vean sumergidas.

En el caso Colombiano, la política ha sido efectiva para reducir la criminalidad. A pesar de esto, la revisión de literatura permite revelar una falla importante: hasta el momento no se ha estudiado la importancia, alcance y fallas que tienen la misma red de comunicación de los cuadrantes, la cual es uno de los pilares del PNVCC. Por tanto, en lo que sigue, el trabajo se concentra en estos aspectos en el caso específico de la ciudad de Bogotá, aunque este trabajo puede ser replicado en otras ciudades del país.

3. Metodología utilizada

3.1 Información recolectada

Entre Noviembre de 2014 y Febrero de 2015, se realizó un sondeo de opinión a patrulleros, subintendentes y otros miembros de diferentes estaciones y CAIs de policías en 19 localidades de Bogotá, donde se indagaba sobre el sistema de comunicación entre cuadrantes .

La distribución de estas respuestas se encuentran en la Tabla 1 . A partir de estos resultados, se plantean dos escenarios de comunicación posibles. En un escenario más restrictivo (Red A) se establece que la red de comunicación funciona bajo las siguientes reglas ( Figura 2 ):

En un escenario más laxo (Red B) se establece que la red de comunicación funciona bajo las mismas reglas con excepción de la regla siete, que en este caso se modifica y corresponde a: cada CAI sólo puede comunicarse con los CAI vecinos, aunque no pertenezcan a su misma localidad. ( Figura 3 ).

En ambos casos se descarta la comunicación con CAI que no sean vecinos por dos razones. La primera es que la matriz de adyacencia tendría 1 en todas sus entradas y este es un escenario en el que la comunicación no tiene ninguna relevancia para la determinación del modelo. La segunda es que, según lo consignado en las encuestas, la comunicación con CAI no vecinos es normalmente coordinada por el comandante de la estación o la central y, por tanto, su modelación quedaría contemplada en las reglas 2 a 5.

Una vez construidas las matrices de adyacencia se procede a calcular el grado, la intermediación de cada uno de los individuos en la red. Teniendo en cuenta que el resto de la información se encuentra a nivel de localidad (véase Tabla 2 ) se calcula el grado y la intermediación promedio de la localidad ( Tabla 5 ). Aunque es posible considerar otro tipo de medidas como la mediana o la moda, puesto que no se observan grandes asimetrías ni valores muy atípicos en estas medidas.

3.2. Descripción de los datos

En las Tablas 3 y 4 y en las Figuras 5 y 6 se presentan los datos, la estadística descriptiva y la densidad empírica para ambas variables. Se observa que la mayoría de los hurtos a personas ocurren en las localidades de Fontibon, Engativá y Barrios Unidos, mientras que en Candelaria, Puente Aranda y Ciudad Bolívar es donde menos se registran. En lo que respecta a la tasa de hurtos por cada cien mil habitantes, las localidades con mayores valores son Martires, Antonio Nariño y Barrios Unidos, mientras que las de menores valores son Ciudad Bolívar, Kennedy y Suba.

En este caso, se optó por la variable de tasa de hurtos por cada cien mil habitantes, pues al no controlar por población, puede producirse un sesgo en la estimación. Al observar la estadística descriptiva es claro que la distribución de esta variable no es normal, por lo que se ajustan dos modelos de regresión: uno normal que sirve como línea base y un modelo lineal generalizado ajustado a través de una distribución Gamma con enlace logarítmico.

3.3. Estudio de Redes

En este trabajo se recurre al análisis de redes, para el estudio de la eficacia de la red de comunicación del programa de policía por cuadrantes para el combate frente a la criminalidad en Bogotá. Así, se basa en la metodología de análisis de redes que parte de los estudios realizados por (Erdos y Rényi 1960) , donde se propone que una red (G) está compuesta por nodos N que son la representación de las unidades de análisis y las aristas E que muestran la forma como los nodos se comunican entre ellos (Diestel 2005).

Se dice que el grafo es dirigido cuando la comunicación tiene un solo sentido y no dirigidas si la relación se presenta en ambos sentidos. Estas relaciones pueden ser representadas en forma ma-tricial mediante la matriz de adyacencia A, que para este caso particular es cuadrada, binaria y por tanto no dirigida , donde 1 indica la existencia de una arista entre nodos adyacentes i,j y 0 en otros casos. Los grafos poseen un sin número de medidas que permiten su caracterizacion. En este caso particular se concentra en las medidas de centralidad del grado y la intermediación. Así, el grado indica el número de conexiones adyacentes de cada nodo (Freeman 1979) que, en el caso de una red no dirigida, se calculan como:

Con esta medida, se desea conocer si una comunicación más directa y una mejor posición en la red de cuadrantes repercute en la reducción de la criminalidad. Lo anterior deja de lado la importancia relativa del cuadrante, lo que puede inducir un sesgo en el análisis. Sin embargo, se considera que asignar una importancia mayor o menor a ciertos cuadrantes puede ser más perjudicial pues no se posee a priori esta información.

En contraste, la intermediación mide el número de veces que un nodo actúa como puente o conector entre otro par de nodos (Diestel 2005) y se calcula:

Con g jk el número de caminos más cortos que conectan a j con k y g(i) jk el número de veces en los que el nodo i participa en estos caminos. Con esta medida se busca analizar si al existir una mayor intermediación o control de otros nodos en la red se produce un cambio sustancial en la criminalidad.

Estimación del modelo

Para realizar la estimación, se utiliza un modelo lineal generalizado uniparamétrico que permite ajustar regresiones en las que no es necesario suponer la normalidad de los errores. Así, el modelo puede ser descompuesto en tres componentes (McCullagh y Nelder 1989) tal que el primero corresponde a un componente aleatorio en el que Y sigue una función de distribución de la familia exponencial.

El segundo responde a un componente sistemático tal que X y el tercero a un enlace que relaciona el componente sistemático con los parámetros a estimar de la función, tal que η=g(µ)=

j ß j x ij , siendo µ=EENT#091;YENT#093;.

En general, algunas de las funciones clásicas más utilizadas en los ajustes por modelos lineales generalizados corresponden a las distribuciones Normal, Binomial, Gamma, Poisson y la Inversa Gaussiana. En este tipo de modelos, la estimación se realiza por máxima verosimilitud y se recurre a algoritmos computacionales iterativos tales como el Fisher-Scoring (Cuervo y Achcar 2010), dado que con excepción del modelo normal, es imposible obtener una forma analítica estimable para este tipo de modelos.

Para comprobar la bondad de ajuste de los modelos, es posible recurrir a los criterios de información, como el AIC (Akaike 1998) en el cual se considera que el mejor ajuste se presenta en la estimación con menor AIC. Sin embargo, este criterio se utiliza para comparar modelos en los que la variable a explicar es la misma, es decir que sigue la misma función de distribución y no tiene cambios o transformaciones entre los modelos. Por esto, para la comparación de modelos con diferentes distribuciones en la variable a explicar se utiliza el análisis de residuos, donde se considera que un modelo ajusta bien si el comportamiento de estos es mas o menos aleatorio.

En este caso específico, se desea conocer el efecto de la comunicación entre los CAI en la criminalidad por localidades, se utiliza como variable a explicar los datos de hurtos a personas en 2013 por localidad . La elección de esta variable radica en que este es uno de los crímenes más comúnes en Bogota, y es una de las variables estándar para la medición de violencia y criminalidad .

Adicionalmente, como variables explicativas se recurre al grado y la intermediación de la red que reflejan el nivel de comunicación entre los cuadrantes, mientras que como variables de control se utilizan la tasa de profesores por cada cien mil estudiantes, que sirve como proxy de la infraestructura en educación brindada por el gobierno, la tasa de desempleo que se utiliza como medida del mercado laboral y refleja la situación de empleo en las localidades y la pobreza multidimensional de los hogares como medida del grado de desarrollo en cada localidad. Todas estas variables se miden a nivel de cuadrante y su descripción específica se encuentra en los anexos de este trabajo.

4. Resultados

En la Tabla 6 se muestran los resultados de los ajustes para los modelos, en donde para el modelo Gamma se reporta el exponencial de los coeficientes, que permite interpretarlos como un incremento o disminución de la probabilidad de ocurrencia.

En lo que respecta al modelo con la red de comunicación A, la estimación de los coeficientes para el modelo normal indica que solo la intermediación es significativa y además negativa, por lo que aparentemente a mayor intermediación en la comunicación de los CAI de la localidad, menor tasa de hurtos.

Cuando se ajusta el modelo Gamma, la pobreza y la intermediación son significativas y menores a 1, por lo que un incremento en sus valores disminuye la probabilidad de ocurrencia de la variable. Aunque el resultado de la pobreza puede parecer contra intuitivo, se puede interpretarse que las mayores tasas de hurtos en la ciudad ocurren en las localidades donde existe un menor nivel de pobreza y por tanto existe una mayor recompensa al delito.

Cuando se consideran los modelos con la red B, en el caso del modelamiento normal, la tasa de profesores y la intermediación son significativas y negativas y el grado es significativo y positivo. Este mismo comportamiento se observa en el modelo Gamma, donde la tasa de profesores, la pobreza y la intermediación disminuyen la probabilidad de observar tasas de hurtos más altas, mientras que el grado la incrementa.

Este comportamiento del grado es contrario a lo esperado, lo que parece indicar que tener un gran número de conexiones puede también llevar a saturar el sistema, lo que se refleja en un incremento en la tasa de hurtos. Los criterios de informacion permiten concluir que para todos los casos, el modelo con la Red B tiene un mejor ajuste que el de la Red A. Al observar el ajuste de los errores en el modelo Normal ( Figuras 7 y 9) y Gamma ( Figuras 8 y 10) existe un buen ajuste de los errores frente al predictor lineal, aunque en todos los casos se presentan problemas para ajustar algunos puntos que corresponden a los casos en donde las tasas de hurtos son muy altas. Con esta informacion se concluye que existe un mejor ajuste del modelo Gamma con la Red B, frente a los otros modelos considerados.

5. Conclusiones

En este trabajo se realizó un análisis de la influencia que tiene la posicion de los CAI, medidos por su grado e intermediación en la red de comunicacion de los mismos, en las tasas de hurtos de las localidades de Bogota. Esto se llevo a cabo, a partir de un sondeo de opinion entre diferentes miembros de la policía en sus respectivos cuadrantes, con lo cual fue posible determinar un modelo de comunicacion policial. Se utilizó el hurto a personas, como indicador del nivel de delincuencia por ser uno de los delitos más comunes en la ciudad y dos escenarios de redes de comunicacion entre cuadrantes.

Al recurrir a estimaciones mediante Modelos Lineales Generalizados junto con una serie de variables sociales y economicas de control, se encuentra que además de los factores clásicos que permiten una disminucion de la delincuencia como la mayor educacion y menor desempleo, existe una relación beneficiosa entre un mayor nivel de intermediación entre los CAI, que repercute en una menor tasa de hurtos, pero cuando existe un nivel de comunicación demasiado alto se satura el sistema de información, lo cual perjudica las metas de reducción del delito.

Con el escenario mas restrictivo (Red A), un aumento en la cobertura de profesores en colegios oficiales y en la conexion entre pares de nodos con otros, permite una reduccion de los hurtos en las localidades. Lo que muestra que las localidades de mayor cantidad de hurto a personas presentan mayor nivel de pobreza pero la intermediación entre unidades de policia reduce la probabilidad de ocurrencia de hurtos, así la mayor comunicacion entre CAI de una misma localidad controla los hurtos y aumenta si existen más nodos a los cuales puedan compartir información.

Con el escenario menos restrictivo (Red B), la cercanía y el grado de conexiones entre cuadrantes junto con la condición de pobreza aumentan el nivel de hurtos en las localidades. De esta manera, una red saturada de información en lugar de mejorar la capacidad de reacción de las unidades de policía, explica la ocurrencia de menor atencion en zonas que intersectan varios cuadrantes y conlleva al incremento de hurtos en zonas comunes en una misma localidad.

Dados los resultados anteriores, es necesario profundizar en la existencia de esta relación, de manera que se encuentre hasta que grado este resultado puede ser replicable en otros contextos o es una particularidad del diseño del programa de Policías por Cuadrantes en Bogotá.

Referencias

  1. Information theory and an extension of the maximum likelihood principle. Selected Papers of Hirotugu Akaike Akaike H. New York: Springer; 1998.
  2. Can institutions be reformed from within? evidence from a randomized experiment with the rajasthan police Banerjee A.V., Chattopadhyay R., Duflo E., Keniston D., Singh N. CEPR Discussion Paper.2012.
  3. Emergence of scaling in random networks Barabasi A.L., Albert R. Science.1999;286(5439):509-512.
  4. The economic approach to human behavior Becker G.S. University of Chicago press; 2013.
  5. The impact of foot patrol staffing on crime and disorder in Boston: An unmet promise Bowers W. J., Hirsch J. H. Am. J. Police.1987;6:17-17.
  6. Cuantificación de las pérdidas inesperadas ocasionadas por la delincuencia en Ecuador Chávez Y., Cortez P., Medina P.. Analítika.2013;5(1):51-62.
  7. Proyecto de acuerdo No. 33 Concejo de Bogotá. Bogotá 2013.
  8. Heteroscedastic nonlinear regression models Cuervo E.C., Achcar J.A. Communications in Statistics Simulation and Computation.2010;39(2):405-419.
  9. Graph theory. Graduate Texts in Mathematics Diestel R. Heidelberg: Springer-Verlag; 2005.
  10. Geografía del conflicto armado y las manifestaciones de la violencia en Colombia Echandia C. Documento de trabajo CEDE.1999;1(18):35-35.
  11. On the evolution of random graphs. Erdos P., Rényi A. Publications of the Mathematical Institute of the Hungarian Academy of Sciences.1960;5(1):17-60.
  12. Econometría espacial: características de la violencia homicida en Bogotá Formisano M. Documento CEDE.2012;2012-10.
  13. Centrality in social networks conceptual clarification Freeman L.C. Social networks.1979;1(3):215-239.
  14. Police reform, training and crime: experimental evidence from Colombia’s plan cuadrantes Garcia J.F., Mejia D., Ortega D. Documento CEDE.2013;2013-04.
  15. La integración de las especialidades de la policia nacional al modelo nacional de vigilancia comunitaria por cuadrantes Guevara-Ali C. D. Bogotá: Policía Nacional; 2015.
  16. Delinquent peers revisited: Does network structure matter? Haynie D.L. American journal of sociology.2001;106(4):1013-1057.
  17. The newark foot patrol experiment Kelling G.L., Pate A., Ferrara A., Utne M., Brown C. E. Washington, DC: Police Foundation; 1981.
  18. Violencia homicida y estructuras criminales en Bogotá Llorente M. V., Escobedo R., Echandía C., Rubio M. Analisis Político.2001;44:17-38.
  19. Generalized Linear Models McCullagh P., Nelder J. A. United States of America: CRC Press; 1989.
  20. The small world problem Milgram S. Psychology today.1967;2(1):60-67.
  21. Seguridad ciudadana al nivel local: notas de trabajo de campo sobre la ejecución y percepción del plan cuadrante en Cali (Colombia) Muñoz R., Janneth M. Estudios Socio Jurídicos.2013;15(1):87-113.
  22. Evaluación del impacto del plan nacional de vigilancia comunitaria por cuadrantes Para la Paz F.I. Serie Informes.2012;(18).
  23. Baltimore community policing experiment: Summary report Pate A.M, Annan S.O. Foundation, P. y of America, U.S. Washington: Police Foundation; 1989.
  24. Estrategia institucional para la seguridad ciudadana: plan nacional de vigilancia comunitaria por cuadrantes PONAL. Dirección General de la Polícia Nacional de Colombia.2010.
  25. Directiva administrativa transitoria 016 del 11 de marzo de 2011 por la cual se da la implementación del plan nacional de vigilancia comunitaria por cuadrantes en los 10 distritos especiales, 50 municipios priorizados, las ciudades de neiva, ibagué villavicencio y el fortalecimiento a las metropolitanas del país. PONAL. Policía Nacional: Bogotá; 2011.
  26. Bogota: ¿más crimen?, ¿más miedo?. Bogotá: Crime or fear of crime? Restrepo E.M., Moreno A. J.. Desarrollo y Sociedad.2007;166(59):165-214.
  27. Efectividad del plan nacional de vigilancia comunitaria por cuadrantes en cuatro barrios de Cali, Colombia Roman M., Cardenas S.. Revista de Ciencias, Arte y Tecnología.2015;2:63-83.
  28. Community crime prevention: A review and synthesis of the literature. Rosenbaum D.P.. Justice Quarterly.1988;5(3):323-395.
  29. Crimen e impunidad Rubio M.. 1999.
  30. Capítulo. La encrucijada de la seguridad ciudadana en América Latina: entre la tentación autoritaria y la participación comunitaria. Ruiz J. C.. Encrucijadas de la seguridad en Europa y las Américas..2004;:123-146.
  31. Los mitos acerca de la seguridad local y la policía comunitaria. Documento de Investigación Ruiz J. C., Romero M.. Facultades de Ciencia Política y Gobierno y de Relaciones Internacionales. Universidad del Rosario 2006.
  32. Violencia y equidad, Conflicto armado: criminalidad, violencia y desplazamiento forzado Sarmiento Gomez A.. DNP.1999;:47-79.
  33. Delinquent networks in sweden Sarnecki J.. Journal of Quantitative Criminology.1990;6(1):31-50.
  34. Community policing, Chicago style. Oxford University Press New York Skogan W. G., Hartnett S. M.. 1997.
  35. Collective dynamics of small world networks Watts D. J., Strogatz S. H.. Nature.1998;393(6684):440-442.
  36. What can police do to reduce crime, disorder, and fear? Weisburd D., Eck J.E.. The Annals of the American Academy of Political and Social Science.2004;593(1):42-65.
  37. Community policing in Madison: Quality from the inside out: An evaluation of implementation and impact Wycoff M.A., Skogan W.G.. DIANE Publishing.; 1993.

Article Details

How to Cite
SANDOVAL GARRIDO, Luis; MARÍN JARAMILLO, Margarita. The effect of a police sectoral communication network on crime rates in Bogotá, Colombia. Ecos de Economía: A Latin American Journal of Applied Economics, [S.l.], v. 21, n. 45, dec. 2017. ISSN 2462-8107. Available at: <http://publicaciones.eafit.edu.co/index.php/ecos-economia/article/view/efecto-de-la-comunicacion-de-la-policia-en-las-tasas-de-criminalidad>. Date accessed: 18 aug. 2018. doi: https://doi.org/10.17230/ecos.2017.45.1.
Section
Articles
Join the conversation. Follow OUP Religion for the latest religion news and insights.