¿Quién mató a la tutela en materia de privación de libertad en Colombia?

##plugins.themes.bootstrap3.article.main##

Juan Gonzalo Escobar Marulanda https://orcid.org/0000-0002-4456-4890

Palabras clave

Resumen

La Corte Constitucional colombiana declaró en 1988 que las condiciones de sus cárceles
se encontraban en un “estado de cosas inconstitucionales”. Con esta declaración la
Corte, pretendía, no sólo llamar la atención sobre sus condiciones, sino tomar las
riendas para la superación de esta situación, ordenando aquello que debía realizarse.
Posteriormente, en 2013 y 2015 sostuvo que, a pesar de los esfuerzos realizados,
la situación era estructural y permanente. Esto significa que en Colombia se violan
sistemáticamente los derechos fundamentales y la dignidad de las personas presas,
estando sometidos a condiciones crueles, inhumanas y degradantes. En 2018 la Corte
continúa dando órdenes para superar esta situación. El artículo analiza de qué forma,
las sentencias de la Corte, paradójicamente han contribuido a que esta situación se
perpetúe en el tiempo, reconfigurando el sistema punitivo colombiano, incorporando
penas (fosos y mazmorras) ajenas a la legalidad.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.
Abstract 161 | PDF Downloads 77